Can Doblas

Arraigado

Can Doblas

 

El taller tiene sus orígenes en 1983, cuando Joan Doblas, de la mano de su abuelo Antoni Camps, que era zapatero, se interesa por crear sus propios modelos. A partir de este momento, Joan Doblas se va haciendo un lugar en el mundo del zapato artesano de Menorca y obtiene la Carta de Maestro Artesano en zapatería en 1993, otorgada por el Gobierno de las Illes Balears, y la Denominación de Calidad Artesana.

Para hacer una parte de los acabados de sus zapatos, Joan Doblas utiliza un pie de hierro de zapatero que conserva de su abuelo, una herramienta imprescindible que empleaban los zapateros de banqueta. La materia prima de la abarca es en la mayoría de casos el cuero, que normalmente es de piel de vaca, y las suelas proceden de cubiertas de ruedas de moto. Cada pieza va debidamente encolada y cosida, lo que garantiza la calidad y duración del producto. Cada par de abarcas puede suponer un trabajo de unos tres cuartos de hora, aproximadamente. En el año 2008, patentó un modelo de sandalias donde la protagonista es una lagartija de Menorca, modelo que denominó Dragó.

Can Doblas está abierto al público de abril a octubre, y allí, además de zapatos, se pueden encontrar los llaveros típicos en forma de abarca en miniatura, uno de los souvenirs más típicos de la isla, y que Joan fue uno de los primeros en crear.

Foto ruta