Can Garanya

Emblemático

Can Garanya

 

En 1928, Sebastià Amer Vallespir abría las puertas de una de las esparterías y corderías más conocidas de Manacor, en la calle de Ciutat (actual Joan Lliteras). Con el tiempo, y con más de noventa años de historia, ha pasado a ser uno de los únicos lugares de la ciudad donde se pueden encontrar cuerdas, alpargatas de esparto y palma y artesanía local.

Actualmente, los bisnietos de Sebastià Amer continúan con el negocio y, fieles a la esencia de la primera tienda, han abierto dos portales más en la misma calle, una zapatería y, a partir de la antigua cestería abierta por sus padres en los años setenta, han abierto una tienda donde venden artículos de decoración, pero con el mimbre y la pleita como grandes protagonistas. La filosofía de Can Garanya de fomento del producto local y la artesanía continúa intacta, puesto que trabajan con las mismas empresas artesanas que les servían hace noventa años.

 

 

Foto ruta