Can Salem

 

Macià Oliver Joan inauguró la panadería el 16 de agosto de 1967. La familia era conocida con el apodo de Salem, y de aquí proviene el nombre del establecimiento, que actualmente dirige su hijo, Jaume Oliver, y que se presenta como Can Salem, pastelería de autor.

La panadería está ubicada en un callejón rodeado de casas antiguas en una zona muy céntrica de Algaida. El local ha sido reformado, pero el espacio todavía conserva una estética tradicional a la vez que funcional.

Su especialidad es todo lo relacionado con la repostería tradicional mallorquina y sus productos son 100 % artesanales, elaborados con materia prima de gran calidad, que compra a productores locales. El negocio es conocido en toda la isla por la variedad de ensaimadas que ofrece, como la de crema quemada, de trufa o de nata, entre otras. También tienen mucha fama los cremadillos y los llonguets, así como los panes, las panades, las cocas, las magdalenas y las pastas.

Foto ruta