Colmado Colom

Arraigado Histórico

Colmado Colom

 

Ubicado en la calle de Sant Domingo, el Colmado Colom abrió las puertas en 1881 de la mano de los bisabuelos de Natalia Vaquer, actual propietaria que decidió en 2020 coger de nuevo el local para seguir con el negocio familiar, y llevar a cabo una gran reforma para darle un aire más gourmet, tal como quería su abuelo.

El momento de esplendor del Colmado Colom llegó en los años 60, 70 y 80, gracias a los pedidos de hoteles y de restaurantes de categoría que dieron un gran impulso al negocio. Entonces, la tienda estaba regentada por las hermanas Magdalena y Carme Colom que, al retirarse sus padres, se hicieron cargo del establecimiento y ofrecieron productos de primera necesidad como vino, pan, fruta o sal. Pedro Vaquer, abuelo de Natalia, después de un viaje a París donde conoció el estilo de las tiendas gourmet, asesoró a sus cuñadas para cambiar la tienda tradicional a lo que después sería un establecimiento con productos de calidad, exclusivos y de importación, sobre todo champán y licores. También se podían encontrar ostras, caviar y foie gras, entre otros, además de la confección de cestas de Navidad. Esta innovación en productos distinguió el Colmado Colom en aquella época.

Cuando las hermanas Colom tenían que retirarse, como que no tuvieron descendencia, alquilaron el local a Sion Riera, que lo regentó unos 5 años. Más tarde, en 1997, Magdalena y Carme traspasaron la gestión a una antigua trabajadora, Josefa García, quien, junto con su hija, Elena Amer, introdujo las comidas preparadas en la oferta del comercio, con gran éxito entre la clientela habitual, hasta que Natalia Vaquer se hizo cargo.

Es un ejemplo de las pocas tiendas de víveres que quedan en Ciutat.