Ferreteria Consell

Arraigado Histórico

Ferreteria Consell

 

Los establecimientos como el de Francisca Amengual dan sentido y alma a la experiencia de comunidad. Una tienda donde encontrar desde una aguja para zurcir un botón hasta herramientas de peón de albañil o una despensa para las sobrasadas, artesanía de cuerda, cobre y latón, desarrolla sin duda un papel imprescindible dentro del pueblo.

El primer propietario conocido del establecimiento fue l’amo en Joan Isern de Can Ramallet, hace más de 75 años. Dicen que tenía el corazón que no le cabía en el pecho, siempre dispuesto a echar una mano; su hogar estaba abierto de par en par, como la mayoría de casas en la Mallorca de principios del siglo xx.

Era soltero y sin descendencia, y traspasó el negocio a Maria Oliver, la madre de Francisca. La actual propietaria se puso al frente de la ferretería en la década de los años noventa y ha seguido, si no ha mejorado, la sintonía con los vecinos.

Es una tienda donde puedes encontrar literalmente de todo, es como tener una tienda de esas virtuales en la esquina de casa, y si no lo tiene al momento lo consigue o nos indica como hacerlo. Incluso puedes conseguir algo de felicidad si entras con nobleza.

 

Foto ruta