Forn Can Banya

Emblemático

Forn Can Banya

 

Gabriel Bernat Bisbal tenía un molino en el pueblo en el que se molía el trigo de Pollença. Como que el molino no producía como tocaba decidió comprar una licencia de horno de pan y lo puso en marcha en 1959. Contrató un panadero de Palma durante un tiempo para que la suyo hijo, Josep Bernat, aprendiera la profesión.

Toni Bernat, el actual propietario, no pensaba dedicarse a ser panadero, pero cuando era joven no siguió con los estudios y empezó a trabajar en el molino de la familia. Más tarde el molino tuvo que cerrar debido a la pérdida de clientes —entre otros motivos— y así en los años ochenta tuvo que ponerse a cargo del horno, junto con su hermano Gabriel Bernat, que ya trabajaba allí y que actualmente está jubilado.

Él aprendió el oficio de su padre y de un panadero que tuvieron. Toni recuerda que cuando era pequeño su padre hacía dos hornadas de pan los sábados y comían con el pan recién hecho. Ahora disfruta de su trabajo cuando le dicen que los productos que él ha horneado son buenos, a pesar de que también reconoce que tener que levantarse tan presto es duro. Especialista en pan blanco y moreno, se puede comprobar la calidad de sus productos cuando ves las colas que se forman cada mañana en la calle para comprar el pan.

 

Foto ruta