Forn Can Paco

 

A principios del año 1969 Paco y Encarna llegaron a Sa Pobla después de trabajar en diferentes hornos de toda la isla. El día 15 de enero abrieron un pequeño negocio que sería la semilla de la actual empresa.

En aquel momento en que el turismo estaba en pleno auge, decidieron acertadamente dedicar el máximo de la producción diaria del obrador a la zona turística. Trasladaron el horno a un nuevo local de la calle de L’Escola, donde ya estaban ubicados desde un principio. Crearon una empresa moderna para su época y con la última tecnología para producir la cantidad de pan que demandaban los clientes de la zona turística.

A principios del año 2000, Paco se jubiló y pasó el testigo a su tercer hijo y actual gerente, José Luis Jaume. Durante toda su vida ha trabajado en el horno familiar, primero como  ayudante y aprendiz del oficio de la mano de su padre, y después gestionando el negocio. Para dirigir la empresa, José Luis ha llevado a cabo varios cursos tanto de panadería como de pastelería, hasta el punto de estar tramitando la carta de maestro artesano.

Con el apoyo de su mujer, ha cambiado la estrategia de producción y se ha decantado por fomentar el horno tradicional y alejarse un poco de la producción dirigida al turismo. Esto ha propiciado que José Luis haya sido finalista en el concurso Sa Llesca d’Or (edición 2020-2021) y ha sido galardonado con la Estrella Dir Informática, equivalente a la Estrella Michelin de los cocineros.

Entre los productos que elaboran, además del pan tradicional, las ensaimadas y los cruasanes, hay productos de temporada, como las «S» de las primeras comuniones, los rosarios de Todos los Santos, el rotllo y las panades de Pascua, y por supuesto, las espinagades y cocas de Sant Antoni, festividad muy celebrada en Sa Pobla.

Foto ruta