Forn del Santo Cristo

 

El Forn del Santo Cristo, con más de cien años de antigüedad, es un horno de referencia en Palma. A pesar de que su primer establecimiento es el de la calle de Els Paraires, actualmente tiene unos cuantos locales en diferentes lugares concurridos de Palma, como la calle de Sant Miquel o la plaza de El Marquès del Palmer.

Cuenta la leyenda que, tiempo atrás, se quemó una hornada en la calle de Els Paraires. El panadero, enfadado, lanzó un crucifijo al aire y blasfemó: «Santo Cristo!». Desde aquel momento, el establecimiento quedó bautizado.

El horno fue fundado por la familia Coll en 1910 y fue regentado por las hermanas Antònia y Joana Coll durante más de medio siglo. Después de décadas dedicándose al oficio de la panadería y pastelería se convierte en uno de los lugares más conocidos de la ciudad, donde destaca por su producción y venta de repostería y productos típicos de Mallorca. En 1960 el horno pasó a manos de los hermanos Àngel y Pedro Calleja, que dieron un gran impulso al negocio con el reparto personalizado de ensaimadas a los hoteles.

Maria Mas está al frente del negocio desde el año 2010, y sigue fiel a los orígenes conservando las raíces, las recetas y los métodos tradicionales de este establecimiento. En los últimos años el Forn del Santo Cristo adquiere otra dimensión con la venta de productos de repostería en línea, sobre todo las ensaimadas, que hace que sean conocidas tanto dentro como fuera de la isla.

En la fachada podemos destacar el letrero del establecimiento, de fondo verde y tipografía de color marrón y presente también en los otros locales, puesto que es uno de los elementos identificativos del negocio. El interior de la tienda se ha ido modernizando con diferentes elementos decorativos y diferentes mostradores y estantes donde se expone la gran variedad de productos disponibles.