Forn i botiga Can Rabassó

Arraigado Histórico

Forn i botiga Can Rabassó

 

En la planta baja de una casa antigua de Pollença, Gabriel Torrandell decidió en 1949 abrir un pequeño horno donde los vecinos más cercanos podían hornear los productos que ellos elaboraban en su casa. Gabriel decidió poner al negocio su alias familiar: Can Rabassó. Josep Torrandell, su hijo, amplió y convirtió el negocio en un horno y una pequeña tienda de comestibles.

El hijo de Josep, también llamado Gabriel, decidió continuar con la tradición panadera de la familia y aprendió la profesión con sus padres. Elaboran las quesadillas (formatjades), producto de repostería típico del pueblo, además de panadas y cocarrois. Gabriel destaca de su trabajo la autonomía y la libertad que le proporciona el hecho de tener su propio negocio. Actualmente ayuda a su hermana, Joana Torrandell, que es la nueva titular del negocio.

 

 

 

Foto ruta