Forn Terrassa

Emblemático

Forn Terrassa

 

El Forn Terrassa abrió sus puertas en 1936, cuando Apol·lònia Vallbona y Pere Terrassa, después de casarse, alquilaron al amo Joan del Forn un local por cuarenta pesetas al mes, y que unos años más tarde compraron. Este obrador se encuentra cerca de la iglesia de S’Alqueria Blanca, donde continúan hoy en día. Todavía conservan dos hornos de leña con más de cincuenta y cien años que utilizan para cocer el producto tradicional.

Pere provenía de familia panadera, puesto que su padre también lo era, lo que corrobora que esta panadería sea uno de los negocios centenarios de S’Alqueria Blanca. Hacia los años 60, cedieron el horno a su hijo, Damià Terrassa, y a su mujer, Antònia Rigo, que se adaptaron a la nueva era del turismo y crearon dos líneas de producción. La tradicional, donde se sigue empleando el horno de leña para todos los productos típicos mallorquines, como las ensaimadas, las panades, los cocarrois, los llonguets… y, después, la línea de producción industrial, encarada más a la hostelería con maquinaria moderna, puesto que sirven sus productos a diferentes hoteles y restaurantes de la zona.

En la actualidad, los hermanos Apol·lònia y Pere Terrassa, tercera generación de la familia, están al frente de la panadería y siguen conservando las recetas tradicionales y antiguas de sus abuelos, puesto que dicen que son la esencia del negocio. Han recibido varios premios, en la feria de la ensaimada en 2014 y en la feria del llonguet en 2017.

 

Foto ruta