La Filadora

Emblemático

La Filadora

 

Fue en 1918 cuando Josep Puncernau decidió abrir en la calle de Sant Miquel una tienda especializada en telas, uniformes y banderas. Años más tarde, la familia Busquets Soler se hizo cargo de ella y, posteriormente, trasladó la tienda a la calle  de Vilanova. Desde 2015 la propietaria del negocio es Victoria Sánchez, antigua trabajadora de La Filadora. Su ubicación actual está en la calle Foners, muy cerca del centro y con facilidad de acceso en coche.

Mantienen sus principios de trabajar con productos y materiales de calidad, de procedencia nacional. Poder atender a los clientes con especial atención y asesoramiento es la principal base de La Filadora.

Ahora, como siempre, se dedica a la venta de todo tipo de telas y tejidos; ha incorporado de nuevo confección, carnaval y fantasía, hogar, banderas y otros servicios como por ejemplo tapicería, decoración o espuma al corte, y ha mantenido la oferta de productos tradicionales como la tela de llengües mallorquina y las piezas de ball de bot, para fomentar de este modo los productos locales.

Como actividad singular, se dedican a la confección de los trajes de las procesiones de Semana Santa de casi todas las cofradías de la isla, con complementos como los estandartes.

Hay que decir que el tipo de letra del letrero y el logotipo del negocio, donde aparece la imagen de una mujer cosiendo, se conservan casi intactos desde que se abrió el comercio por primera vez. Además, buena parte del mobiliario de madera se conserva del local original. De hecho, la gran mesa que hay justo en el centro del local tiene probablemente una antigüedad de más de cien años.